DISCO DE TURQUESA DE TULA

DISCO DE TURQUESA DE TULA

DISCO DE TURQUESA DE TULA
Los discos de mosaico de turquesa prehispánicos son objetos raros, que causan fascinación por su diseño y colores pero sobre todo por la destreza en el acomodo de las teselas. Los ejemplos más conocidos son objetos elaborados en los siglos XV o XVI que fueron trasladados a Europa durante los primeros años del contacto. En México, los mosaicos provienen de contextos arqueológicos y son aún más raros ya que sus materiales son muy susceptibles al deterioro. Uno de estos discos se encontró en 1992 en una ofrenda del Palacio Quemado, en la zona arqueológica de Tula, Hidalgo. El disco estaba sumamente degradado, por lo que no fue posible realizar una restauración de acuerdo con los principios de esta disciplina. Sin embargo, por la rareza y singularidad del objeto, se buscaron alternativas para obtener toda la información que fuera posible, y después de dos años de investigación se logró una reconstrucción hipotética.
La ciudad prehispánica de Tula (IX a XII d.C.), capital del estado tolteca, tuvo un poder político que se extendía a los valles de México, Puebla y Tlaxcala, y su influencia llegó al área maya, como lo muestra la similitud de diversos atributos arquitectónicos, artísticos y simbólicos. El disco de mosaico formaba parte de una ofrenda con elementos de concha, jadeíta, coral y una estrella de mar. Al descubrir turquesas acomodadas en hileras, los arqueólogos vertieron parafina fundida sobre los materiales con el objeto de levantarlos en bloque. Este método se realizó tres veces para poder extraer todos los materiales, los cuales se enviaron a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH.
IMAGEN: Disco de mosaico, que formaba parte de la ofrenda 1, localizada en la Sala 2 del Palacio Quemado de Tula, Hidalgo,
Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-CANON
Tomado de Patricia Meehan et al., “Un disco de mosaico de turquesa del Palacio Quemado de Tula”, Arqueología Mexicana, núm. 141, pp. 60-63.

Share